¿Cómo proteger a los bebés de la deshidratación?

proteger a los bebés de la deshidratación

Con la llegada del verano y la subida de las temperaturas, los bebés están más expuestos a sufrir golpes de calor y deshidratación. En un post reciente ya comentamos  la importancia de protegerles del sol, pero también es muy importante estar pendientes para que nuestro bebé esté bien hidratado en todo momento.

¿Cómo puedo saber si mi bebé está deshidratado?

Algunas señales que pueden indicar que el bebé está deshidratado o se está deshidratando:

  • – Pasa más de seis-ocho horas sin mojar el pañal.
  • – Tiene orina de color amarillo oscuro en el pañal y que huele más fuerte de lo normal.
  • – Está aletargado y sin energía.
  • – Tiene la boca y los labios secos.
  • – No le salen lágrimas cuando llora.

Señales de que un niño puede estar gravemente deshidratado:

  • – Ojos hundidos
  • – Las manos y pies se sienten fríos y parecen tener manchas.
  • – Somnolencia o nerviosismo excesivos.
  • – La fontanela (el espacio suave de su cabeza donde los huesos no se han unido por completo) se nota hundida.

¿Cómo prevenir la deshidratación en los bebés?

Estos son algunos consejos que Suavinex (firma especializada en productos de lactancia, alimentación y cosmética infantil) comenta :

  • – Vigilar las señales que pueden indicar la deshidratación del bebé: ausencia de lágrimas; sequedad en piel, boca y lengua; disminución en la orina o deposiciones menos blandas.
  • – Las mamás lactantes deberán ofrecer a sus bebés el pecho a demanda en momentos de calor extremo, ya que les aporta el agua, las sales y los nutrientes necesarios para evitar la deshidratación.
  • Si el bebé toma biberón se recomienda reforzar el aporte de líquidos con biberones de agua mineral, aunque no hay que obligarles a ingerir líquidos.
  • – Cuidar la preparación de los biberones de leche adaptada, dado que una concentración excesiva limita la correcta aportación de líquidos y sales minerales que debe ingerir el lactante.
  • – Debido a la inmadurez de su sistema inmunitario, los bebés presentan más problemas gastrointestinales, otra fuente importante de pérdida de líquido para el lactante. En este caso, al igual que en el momento que se localicen señales de deshidratación en el bebé, es primordial rehidratarle, si fuera necesario con suero oral.
  • – Importante mantener hidratada la piel del bebé para evitar una mayor pérdida de agua, debido a que su función barrera no está aún madura. Y no someterlo a cambios bruscos de temperatura ni darles líquidos muy fríos.
  • – Los lactantes son propensos a sufrir golpes de calor, por lo que además de asegurar la ingesta de líquidos necesaria, es importante evitar la exposición al sol, las horas principales del día (12-16h.)
  • – Los bebés tienen una mayor relación superficie cutánea/peso corporal que un adulto, por este motivo eliminan más líquidos. Por ello es especialmente importante vestirles con ropa ligera cuando suben las temperaturas.

Desde Bio-Cord os recomendamos en estas fechas de verano, evitar la exposición de los bebés al calor y acudir al pediatra si pierde más liquido del normal.

Fuentes de referencia: Suavinex - Hola - Babycenter.com