Cicatrizar la piel con células del tejido de cordón umbilical

La Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de La plata (Argentina) a través de la investigadora Dra. Marcela N. Garcia, junto con el Comisariado de Energía Atómica de Francia, ha desarrollado una innovación patentada en la Oficina Europea de Patentes, que resuelve la cicatrización a partir de células obtenidas en cultivos primarios de células madre mesenquimales y que se aplicarían al paciente en forma directa y no dolorosa.

Este método consiste en la aplicación de una sub-población de células obtenidas a partir de células madre mesenquimales procedente de la Gelatina de Wharton que se encuentra en los cordones umbilicales.

Normalmente, la lesión de la piel es reparada mediante una compleja cascada de eventos, que en última instancia resultan en la cicatrización de la herida. La cicatrización inadecuada y/o incompleta de una herida conlleva a convivir con el dolor (muchas veces muy intenso), a una disminución de la función del órgano involucrado y en consecuencia una profunda reducción de la calidad de vida del paciente. En este contexto, la úlcera venosa crónica se describe como una lesión que no cicatriza en un periodo de tiempo normal (aproximadamente quince días), sin signos de curación a pesar del tratamiento convencional. Se han sucedido diversos tratamientos alternativos, como vendajes elastocompresivos, bota de Unna, injerto de piel, apósitos hidrocoloides y obviamente cirugía de várices, pero ninguno tiene una alta eficacia en la cicatrización de las úlceras venosas crónicas.

En los últimos años, se han logrado nuevos avances mediante las terapias basadas en la utilización de células madre mesenquimales autólogas (del propio paciente). Estos tratamientos generalmente requieren que las células mesenquimales sean cultivadas en número suficiente para su aplicación tópica y pueden llegar a ser muy poco prácticas cuando se trata de heridas extensas, por tanto ha sido necesario desarrollar nuevas opciones terapéuticas para el tratamiento de lesiones crónicas de la piel.

Por ello se ha seleccionado unas células que denominamos Células Diferenciadas Mesenquimales (DMC) obtenidas a partir de las células mesenquimales que poseen la capacidad de inhibir localmente a nuestro sistema inmune y son particularmente eficientes en el tratamiento de lesiones dérmicas como las úlceras ayundando a la regeneración del tejido dañado en las heridas. Además las DMC pueden utilizarse directamente a partir de los cultivos primarios, o bien congelarse y almacenarse para su uso posterior.

En resumen, los investigadores han presentado una nueva opción terapéutica que proporciona un método para el tratamiento de las úlceras venosas crónicas, con posible aplicación a otro tipo de lesiones de piel, mediante la administración alogénica de una subpoblación específica de células obtenidas de la Gelatina de Wharton presentes en el tejido del cordón umbilical.

Ya se han realizado ensayos previos en el laboratorio y aplicado en ratones para demostrar el potencial regenerativo de las células al formar nuevo tejido en la herida y ahora se ha iniciando la etapa de ensayos clínicos en pacientes con ulceras dérmicas crónicas.

LINK www.med.unlp.edu.ar/

INFORMACIÓN SOBRE LAS ÚLCERAS EN LA PIEL: www.ulceras.net