Células mesenquimales de la placenta para regenerar el corazón

Investigadores de Hospital Mount Sinai (EE.UU.) han demostrado que las células madre derivadas de la placenta, denominadas células Cdx2, pueden regenerar células cardíacas sanas después de una ataque cardíaco en modelos animales. Este hallazgo puede representar un tratamiento innovador para regenerar el corazón y otros órganos.

Desde hace años los investigadores buscan células madre accesibles que puedan regnerar el corazón mediante la formación de cardiomiocitos (células cardiacas) que latan espontáneamente y permitir regeneración. Según este trabajo, la solución podría estar en las células de la placenta, que en ratones, fueron capaces de regenerar el corazón dañado por un infarto.

El estudio revela un significado funcional distinto, y desconocido, a las de Cdx2 más allá su papel y según los investigadores, «el uso de células Cdx2 puede representar un avance vital, ya que estas células son multipotentes».

«Hasta ahora se pensaba que las células Cdx2 solo generan la placenta durante el desarrollo embrionario temprano, pero no se había demostrado que tuvieran la capacidad de regenerar otros órganos», señala la investigadora principal Hina Chaudhry, Directora de Medicina Regenerativa Cardiovascular en Mount Sinai. Estos hallazgos, subraya «pueden facilitar el camino hacia una terapia regenerativa de otros órganos, además del corazón».

La experta explica que es casi como si se dispusiera de una «población cargada de células madre, ya que se pueden dirigir con total precisión a la localización de la lesión y viajar directamente a ella a través del sistema circulatorio y evitar así el rechazo por parte del sistema inmunitario del huésped».

Los investigadores observaron otras dos propiedades de las células Cdx2: tienen todas las proteínas de las células madre, que ayudan a generar todos los órganos del cuerpo, y también proteínas adicionales que les brinda la capacidad de viajar directamente al sitio de la lesión y además evitar la respuesta inmune del huésped. El sistema inmunológico no rechazó estas células cuando se administró de la placenta a otro animal.

«Estas propiedades son fundamentales para el desarrollo de una estrategia de tratamiento con células madre humanas, en la que nos hemos embarcado, ya que podría ser una terapia prometedora. Hemos podido aislar células Cdx2 de placentas humanas también; por lo tanto, tengo la esperanza de que podamos diseñar un mejor tratamiento con células madre humanas para el corazón del que hemos visto en el pasado», señala Chaudhry.

FUENTE (mayo 2019) www.abc.es

LINK AL ESTUDIO (inglés) www.pnas.org/content/early/2019/05/14/1811827116