Un trasplante en el propio útero, con células madre del líquido amniótico, podrían tratar la espina bífida

Un estudio publicado ha evaluado cómo un trasplante de células madre procedente del líquido amniótico, se puede utilizar para proteger la médula espinal de un feto con mielomeningocele (MMC). El hallazgo podría conducir a una nueva estrategia para tratar este defecto de nacimiento que afecta a aproximadamente 1 de cada 4,000 niños nacidos en los Estados Unidos cada año.

La forma más severa de espina bífida, el mielomeningocele, se produce cuando la columna vertebral y el canal espinal no se cierran antes del nacimiento. Puede dejar a un niño con muchas discapacidades, incluyendo parálisis parcial o total, dificultad para controlar el intestino y la vejiga, hidrocefalia y retraso en el desarrollo.

«Las opciones de tratamientos prenatales actuales en esta enfermedad aún son limitadas», dijo el investigador principal del estudio, el doctor Daigo Ochiai, Ph.D., de la Facultad de Medicina de la Universidad de Keio, Japón. Recientemente, sin embargo, la terapia celular administrada al feto mientras estaba en el útero ha demostrado ser prometedora para tratar defectos de nacimiento.

«Esto nos llevó a investigar si las células madre de líquido amniótico (hAFSC) podrían usarse para tratar la mielomeningocele, especialmente porque se puede diagnosticar durante una etapa temprana del embarazo y esto nos da la oportunidad de aislar las células de líquido amniótico de esos pacientes y usarlas para terapia intrauterina. Según nuestro conocimiento, este es el primer estudio en hacer esto», agregó.

Los modelos animales utilizados para el estudio, ratas gestantes, fueron tratadas para inducir células fetales, luego se les inyectó las células madre en cada cavidad amniótica. «En general, examinamos 116 fetos de ratas con espina bífida», dijo el Dr. Ochiai. «Los resultados mostraron que las células amnióticas ejercieron su efecto sobre la Mielomeningocele fetal a través de dos mecanismos diferentes: migrando a las lesiones y cubriendo las médulas espinales expuestas, y secretando el factor de crecimiento de hepatocitos para proteger los elementos neurales y promover la regeneración neural». «Este estudio nos muestra que la terapia en el útero puede ser un tratamiento innovador para la espina bífida. Como tal, nos gustaría continuar la investigación para la aplicación clínica en modelos humanos en el futuro».

FUENTE (Inglés) finance.yahoo.com/ (Agosto 2019)

LINK AL ESTUDIO stemcellsjournals.onlinelibrary.wiley.com