Los imprescindibles que debes tener en el botiquín del bebé

El botiquín es un elemento que nos va a dar seguridad y con el que podremos abordar pequeñas curas o dolencias, pero nunca va a poder sustituir la atención médica. Ante cualquier problema que se salga de lo habitual siempre hay que acudir al médico que es el que mejor nos va a atender y aconsejar.

Pero a veces para pequeñas curas podremos realizarlas fácilmente en nuestro domicilio o donde nos encontremos, porque también es recomendable tenerlo a mano si salimos de viaje o excursión

Por supuesto el botiquín debemos revisarlo al menos cada 6 meses y verificar que todos los componentes están en buen estado (no caducados) o reponer en caso necesario. Y siempre siempre hay que mantenerlo en un lugar fuera del alcance de los pequeños, a ser posible bajo llave, y en una zona protegida de la luz y del calor.

Además tras utilizar el material (tijeras, pinzas…) deberá lavarse debidamente y desinfectarse. Y los medicamentos caducados llevarlos a un punto SIGRE, que se encuentran en las farmacias.

¿Qué componentes son imprescindibles a tener en el botiquín del bebé?

  • – Antitérmicos y analgésicos infantiles que ayuden a bajar la fiebre, como el paracetamol y el ibuprofeno (con receta médica)
  • – Crema antiséptica antibiótica para curar heridas infectadas. (Bajo receta médica).
  • – Jarabe mucolítico para la tos y los mocos.
  • – Crema con óxido de zinc que ayuda a curar los eczemas, la dermatitis del pañal, y suaviza la sensación de picor.
  • – Solución oral rehidratante. Restituye el azúcar y las sales minerales que se pierden con la diarrea y los vómitos.
  • – Suero fisiológico. Se utiliza para lavar pequeñas heridas, una nariz con muchos mocos…
  • – Pomada antinflamatoria. Se administra cuando el pequeño sufra algún golpe.
  • – Jabón o solución jabonosa. Para limpieza local y de manos.
  • – Guantes desechables para manipular alguna herida.
  • – Gasas para limpieza de heridas, ojos y para utilizar como apósitos de heridas.
  • – Algodón. Para una limpieza superficial.
  • – Jeringa para dispersar por ejemplo, suero en ojos o limpieza a chorro de heridas.
  • – Pinza fina para la extracción de algún cuerpo extraño en una herida.
  • – Strips o tiras adhesivas estériles. Nos servirán para aproximar bordes de una herida, a modo de sutura, antes de consulta inmediata
  • – Tiritas resistentes al agua / hipoalergénicas. Para cubrir una herida de escasa extensión.
  • – Vendas preferiblemente tipo adhesivas
  • – Esparadrapo antialérgico para fijar algún apósito o vendaje
  • – Tijeras
  • – Termómetro electrónico digital, de lectura rápida.

En verano también podemos añadir a este botiquín repelente de mosquitos y protector solar (con una protección muy alta con factor solar 50+ y resistente al agua)

Recomendable tener a mano y visible los teléfonos de emergencias (112), del Servicio de Información Toxicológica (91 562 04 20) y por supuesto reiteramos que ante cualquier gravedad hay que acudir a un hospital o centro médico para ser atendidos correctamente.

FUENTE www.familiaysalud.es