Los errores más comunes de las mamás primerizas

El nacimiento de un bebé esta lleno de emociones pero también de incertidumbres y preocupaciones.  Cuidar de tu bebé, cuando acabas de dar a luz, supone un gran esfuerzo físico, mental y emocional.

Las mamás primerizas pueden cometer errores por falta de información o por exceso de celo. Te contamos algunos más comunes.

· Esterilizar todo

Una buena higiene en los bebés es básica sobre todo durante las primeras semanas de vida, pero no hay que obsesionarse. Lo que hay que intentar es que sus objetos estén bien limpios para evitar que el bebé entre en contacto con un número determinado de bacterias, pero la ausencia total de bacterias le puede impedir desarrollar sus propias defensas. Otra cuestión son los prematuros, con ellos hay que extremar la higiene, sobre todo las primeras semanas de vida.

· Bañarle todos los días

Durante las primeras semanas de vida, tampoco es necesario porque el manto graso de la piel se altera con el baño. Hacerlo dos o tres veces en semana es suficiente y se aconseja limpiar solo con agua tibia.

· Abrigarle demasiado

Los recién nacidos tienden a enfriarse, pero si les abrigamos demasiado sudan mucho. Además, se ha comprobado que aumenta el riesgo de asfixia y muerte súbita. Si la temperatura de la casa ronda los 20-22º el niño puede estar vestido con un body y un pelele entero de algodón, que le cubra los pies. Podemos saber si tiene frío si sus manos y pies están fríos o un poco amoratados. En ese caso conviene abrigarle más. Si suda por la parte del cuello y la cabeza, es que tiene calor y le quitaremos algo de ropa.

· Cambiarle de pecho antes de que acabe

La leche del final es la que más alimenta y sacia porque tiene más grasa que la del principio. Una vez que el bebé ha terminado (se sabe porque el pecho que acaba de soltar está completamente blando) se le pasa al otro pecho.  Para establecer una lactancia adecuada debe mamar y vaciar ambos pechos.

· Meter al bebé en la cama

Hay que tener mucho cuidado cuando se mete el bebé en la cama, porque corres el riesgo de quedarte dormida y aplastar o asfixiar al bebé. Otro inconveniente de meterle en la cama es que el niño se acostumbre a dormir entre los padres y luego no quiera volver a dormir en su cuna.

Desde Bio-Cord siempre recomendamos acudir al pediatra y estar también atentos a los consejos de la matrona, ellos son los que mejor os aconsejarán sobre el correcto cuidado del bebé.

Si queires recibir consejos de mano de un profesional para preparar la llegada del bebé a casa, os invitamos a nuestras charlas gratuitas mensuales.charlas También hablaremos de la conservación de las células madre del cordón y recibirás descuentos especiales y regalos de las marcas colaboradoras. Una agradable charla en la que podrás resolver todas tus dudas. Reserva aquí tu plaza para las próximas charlas.

FUENTES:  guiainfantil.com · www.serpadres.es