Ensayos clínicos con células madre en Esclerosis Múltiple

El jueves 30 de mayo celebramos el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple (EM) el motivo de su celebración va más allá de conocer esta enfermedad, es el de inetnatr darle la mayor visibilidad y difusión para también promover que haya más lineas de investigación y avances para poderla tratar o al menos adelantarnos a su desarrollo.

Se estima que hay unos 55.000 afectados en España, de los cuales el 75% son mujeres. Además, y según la Sociedad Española de Neurología, en los últimos 20 años el número de pacientes se ha duplicado, diagnosticándose cada cinco horas un nuevo caso en España, lo que supone 1.800 nuevos casos al año.

Detrás de las cifras se encuentran casos diferentes entre sí; por ello se la conoce como la enfermedad ‘de las mil caras‘, ya que se manifiesta de diferentes maneras y a veces conlleva la incomprensión de quienes les rodean, en gran parte porque muchos de los síntomas de la enfermedad no se ven a simple vista.

Entre estos sintomas se encuentra la fatiga, torpeza, trastornos visuales, problemas de memoria a corto plazo, alteraciones en el estado de ánimo… en la web de la EME puedes encontrar información detallada y links de utilidad y en la web específica de DIAMUNDIALEM.ORG

La Esclerosis Múltiple constituye la primera causa de discapacidad no sobrevenida en población joven en España y actualmente no se conoce el origen de esta enfermedad neurológica ni su cura y que es «compleja y heterogénea, asociada a una gran incertidumbre en cuanto a la evolución en cada persona». Un desafío que se le presenta a la investigación sobre esta enfermedad es diagnosticar la progresión de la esclerosis antes de que sea evidente desde el punto de vista clínico.

En nuestra web hemos recopilado diversos estudios clínicos, aún en fases iniciales, que se están efectuando con células madre (ver aquí). Uno de esos casos que ha demostrado el gran potencial que puede tener las células madre en esta enfermedad es la de Stephen, una persona que era muy activa y lleva enfermo hace unos años ,recibió un tratamiento experimental con sus propias células madre orientado a reemplazar el sistema inmunológico defectuoso, y logró tener un efecto increíble no solo para detener el progreso de esta enfermedad, sino también para revertirla.

Para Stephen por ejemplo poder volver a hacer una de sus actividades favoritas como bucear, tras verse incapaz de valerse por sí mismo fué transformador. Conoce su historia aquí