Organoides creados con células madre para investigar enfermedades

Los organoides son un conjunto de células madre que, tras ser reprogramadas para convertirse en células neuronales o hepáticas, acaban comportándose funcionalmente como un órgano de verdad.

Fueron inventados entre 2008 y 2009 en el Hubrecht Institute de Utrecht (Holanda), dirigido por el biólogo molecular Hans Clevers. Él y su equipo estaban investigando la función de las células madre adultas en el intestino y el colon. “Empezamos investigando qué características tenían las células madre en esta parte del cuerpo, eso llevó a que pudiéramos poner esas células en un plato, hacerlas crecer y comenzar a crear estos organoides”, cuenta a Teknautas Rob Vries, director gerente de la fundación Hubrecht Organoid Technology y uno de los colaboradores que estuvo con Clevers desde el principio del proyecto. “Nuestra primera idea fue: si quieres estudiar estos órganos, cultívalos“.

Esta nueva tecnología no sólo está acelerando y recortando el coste de los ensayos clínicos, sino que está haciendo que la experimentación con animales sea algo del pasado.

Actualmente, el Biobanco Viviente de Utrecht almacena organoides de células de colon, próstata, pulmón o páncreas de diferentes pacientes, algunos sanos y otros con enfermedades como el cáncer o la fibrosis quística. Cada uno de estos organoides -que tarda entre cuatro y seis semanas en crecer y acumular suficiente material como para trabajar con él- funciona como el avatar de un paciente real, y puede ser sometido a tratamientos que el juramento hipocrático o los presupuestos de Sanidad no permitirían en un paciente real. Además, a diferencia de los experimentos con ratones, este método es cristalino: si funciona en el organoide, funcionará en el paciente y viceversa.

El Biobanco de Utrecht han creado un pequeño grupo de organoides a partir de las biopsias de siete pacientes. “Dentro de unas semanas puedes tener un modelo funcional de hígado afectado por este trastorno y acabar haciendo algo que nunca pensaste: probar cualquier cosa sin miedo, desde tratamientos agresivos a combinaciones de fármacos”.

FUENTE elconfidencial.com (Julio 2017)