Las células del cordón de Pablo podrán ayudar a tratar la leucemia de su hermana

Después del parto los médicos del centro de hemoterapia del municipio recolectaron la sangre del cordón umbilical para guardarla en el Banco de Células Progenitoras Hematopoyéticas del Hospital Garrahan en Argentina por si Victoria, que padece una leucemia aguda, necesita un trasplante y así su hermano puede convertirse en su cura.

Es la primera vez, desde que se inauguró la maternidad Roque Sáenz Peña en Argentina, que sus profesionales participan de un programa “dirigido” de donación de sangre de cordón umbilical.

“Victoria estaba en tratamiento en el servicio de hematología del Hospital de Niños Víctor J. Vilela cuando su madre supo que estaba embarazada. Por protocolo en este hospital, cuando hay un niño con una enfermedad que podría necesitar un trasplante como parte del tratamiento y se produce un nacimiento en la familia, está indicado que se recolecte la sangre del cordón umbilical tras el parto”, explicó Sofía Bonetti, coordinadora del centro regional de hemoterapia.

Aunque el nacimiento de su bebé estaba previsto para el 22 de Octubre, Deborah llegó al hospital con contracciones la madrugada del 4 de octubre y ocho horas después tuvo a su bebé Pablo, tras el parto los profesionales sanitarios recogieron las células madre del cordón umbilical.

Para el médico, la experiencia fue más que positiva y se hizo posible “por el compromiso con el que trabajan los equipos de salud. Desde el hospital Vilela donde detectaron el problema de la niña, hasta la maternidad donde nació su hermano y el banco del Garraham donde se procesan las muestras”.

Las muestras de la sangre  y del cordón umbilical del Pablo llegaron 24 horas después del parto al hospital Garrahan. En total fueron unos cien milímetros que quedarán criopreservadas y en el caso de que la niña finalmente las necesite, podrían salvarle la vida.

La mamá, Déborah, no había oído hablar de los tratamientos con células madre hasta que se enteró de la enfermedad de su hija. Y agradece la atención que recibió tanto en el hospital de Vilela como en la maternidad.

“Ahora Victoria finalizó su tratamiento con quimioterapia. Tenemos que cuidarla mucho, no puede salir de casa. Pero sabemos que va a estar bien”, confía Déborah. Mientras su mamá habla, Victoria no se queda quieta y está dispuesta a cuidar a su hermano.

La sangre de cordón umbilical habitualmente se desechaba, pero hace años se demostró su utilidad para tratamiento de enfermedades hematológicas entre otras. Esta sangre contiene gran cantidad de células especializadas en la renovación de las células maduras de la sangre. Son las células progenitoras hematopoyéticas, encargadas de producir glóbulos rojos, blancos y plaquetas.

FUENTE elonce.com (Medio de comunicación en Argentina / Octubre 2018)