Demuestran los beneficios de las células mesenquimales tras su conservación a bajas temperaturas

Una investigación de la Universidad del País Vasco demuestra que es posible preservar las características beneficiosas de las células mesenquimales tras su almacenamiento a bajas temperaturas. Esta investigación forma parte de la tesis doctoral de Haritz Gurruchaga, perteneciente al grupo NanoBioCel de la Universidad del País Vasco, enfocada a la optimización de los procesos de almacenamiento de células encapsuladas mediante la criopreservación lenta.

Las células madre mesenquimales, que por ejemplo estan presentes en el tejido del cordón umbilical entre otras fuentes, son células adultas y pluripotentes con morfología fibroblastoide y capacidad de diferenciarse a diversos linajes celulares como condrocitos, osteocitos y adipocitos entre otros. Su uso para el tratamiento de enfermedades de diverso carácter se está incrementando de manera considerable en la última década. Una de las aplicaciones en las que se están utilizando (todavía en ensayo clínico) es el tratamiento de la osteoartritis, la cual se caracteriza por una degeneración paulatina del cartílago articular y el tejido circundante. Las últimas investigaciones parecen mostrar que estas células son capaces de regenerar el tejido dañado y cambiar la comunicación circundante del tejido inflamado, pudiendo reducir el dolor causado por esa enfermedad.

La Unidad de Cirugía Artroscópica (UCA) dirigida por Mikel Sánchez, ha elaborado un andamio que ha mostrado unas propiedades muy favorables para el cultivo y crecimiento de esas células. La matriz está elaborada por plasma rico en plaquetas, líquido sinovial y células madre mesenquimales derivadas del líquido sinovial de un mismo paciente. La formación de ese biosistema es simple y tiene la ventaja de que no necesita del aislamiento celular del líquido sinovial, lo que incrementaría el coste y el tiempo de producción del mismo. En ese caso, los pacientes con osteoartritis necesitan tratamiento más de una vez durante la enfermedad y se ha demostrado que esas células, con el incremento de la edad del paciente, pierden algunas de sus propiedades beneficiosas. Por ello, la preservación de ese biosistema con las células madre mesenquimales, después de su primera extracción, podría tener un gran potencial terapéutico para el tratamiento de la osteoartritis en un mismo paciente en el futuro.

FUENTE www.madrimasd.org (Enero 2018)

Referencia Bibliográfica: Haritz Gurruchaga, Laura Saenz del Burgo, Ane Garate, Diego Delgado, Pello Sánchez, Gorka Orive, Jesús Ciriza, Mikel Sánchez, José Luis Pedraz. 2018. Cryopreservation of Human Mesenchymal Stem Cells in an Allogeneic Bioscaffold based on Platelet Rich Plasma and Synovial Fluid. Scientific Reports 7, Article number: 15733. DOI :10.1038/s41598-017-16134-6