El tejido de cordón umbilical, importante fuente de células mesenquimales

En los años 60 y 70, el científico Freidenstein realizó una serie de experimentos que identificaron células madre estromales y osteogénicas de médula ósea. Estos experimentos establecieron y solidificaron la existencia de una población de células no hematopoyéticas en la médula que apoyó el proceso de hematopoyesis, fueron capaces de diferenciarse en huesos y también formar colonias derivadas de células individuales en el cultivo de tejidos. En la década de los 90, el científico Arnold Caplan creó el término «células madre mesenquimales», y esta nomenclatura es la que usa en la literatura científica actual.

Las células mesenquimales son de gran interés en medicina regenerativa debido a su capacidad para mejorar la reparación de tejidos. Se ha demostrado que actúan a través de la señalización paracrina, por lo que las células responden a la lesión y luego secretan factores que mejoran la reparación del tejido, o mediante el injerto y la diferenciación en los vasos sanguíneos, el músculo, los fibroblastos y los linajes osteogénicos. Debido a estas propiedades, las células mesenquimales se están utilizado en una amplia gama de ensayos clínicos para tratar heridas diabéticas, enfermedades vasculares periféricas y osteoartritis, entre muchas otras.

Las fuentes adultas de células mesenquimales se aíslan comúnmente de la médula ósea; sin embargo, este procedimiento es invasivo y, por lo tanto, se han investigado fuentes alternativas como son las del tejido del cordón umbilical.

La población de las mesenquimales, es una mezcla compleja de células que segregan una amplia gama de factores. La edad parece afectar al perfil de proteínas secretadas y la capacidad de proliferación de las mesenquimales. Por ello se ha investigado las células más jóvenes procedenter de cordón frente a las de adultos (médula ósea), debido a que las mesenquimales de la médula tienen un bajo rendimiento celular y la calidad y cantidad varían con la edad.

Las células estromales mesenquimales tienen un gran potencial terapéutico para tratar diferentes patologías, su mecanismo subyacente es la señalización paracrina (una forma de señalización celular en la cual una célula produce una señal que induce cambios en las células cercanas, alterando el comportamiento o la diferenciación celular de esas células)

Las células secretan proteínas que pueden afectar la inflamación, la apoptosis, la angiogénesis y la proliferación celular. Todos son importantes en la cicatrización de heridas y en la regeneración de tejidos. Si bien la médula ósea ha sido la fuente más utilizada como mesenquimales, el tejido del cordón umbilical es también una fuente que está utilizandose en la práctica clínica, ya que se puede obtener de manera más sencilla y conservar más fácilmente.

Investigadores han analizado mediante diversas muestras, las proteínas de la superficie celular, la capacidad de diferenciación y el perfil de proteoma (contenido total de porteinas) de las células mesenquimales procedentes de médula y de cordón, validando las del cordón como una importante fuente de células,  consistente y de fácil acceso para terapia celular.

VER ESTUDIO stemcellsjournals.onlinelibrary.wiley.com (Junio 2019)
Si deseas más información sobre nuestros servicios de preservación de células mesenquimales (Advanced y el exclusivo y más completo del sector, Proficiency, que cuantifica las células del tejido y ya estarán preparadas para poderse utilizar en un futuro) puedes contactar con nuestro equipo en el 91 179 40 62