Descubren una molécula que podría expandir el número de células madre presentes en una unidad de sangre del cordón

Un total de 22 pacientes con cánceres sanguíneos -leucemia, linfoma u otros cánceres de médula ósea-, se han beneficiado del trasplante de células madre de nueva generación. Los resultados muestran una menor tasa de rechazo y de mortalidad. La clave está en el uso de la molécula UM171, descubierta en 2014 por Guy Sauvageau y Anne Marinier, fue recibida por algunos como una revolución en el campo del trasplante de células madre sanguíneas. Ahora, la molécula UM171 está cumpliendo su promesa.

Más de 100.000 pacientes en todo el mundo se someten cada año a un trasplante de células madre de sangre como tratamiento para diferentes enfermedades de la sangre. Aproximadamente la mitad de estos tratamientos fracasan porque o bien, la enfermedad regresa, porque aparece la enfermedad de injerto contra huésped (cGVHD), o porque el paciente fallece como consecuencia de los tratamientos de quimioterapia y radiación aplicados durante el trasplante.

Las células madre utilizadas para estos trasplantes se extraen principalmente de la sangre periférica (50% de los tratamientos) o de la médula ósea (43% de los casos). Solo el 7% de los trasplantes usan células madre extraídas de la sangre del cordón umbilical.

«Aunque la tasa de enfermedad de injerto contra huésped cuando se usan células madre de sangre del cordón umbilical es baja, en contadas ocasiones se emplean células de los cordones debido a que no contienen una cantidad suficiente de células para tratar a un adulto», explica Sauvageau, del Instituto de Investigación en Inmunología y Cáncer (IRIC) de la Universidad de Montreal, Canadá.

Aquí es donde entra en escena la molécula UM171, capaz de multiplicar el número de células madre presentes en una unidad de sangre del cordón umbilical de 10 a 80 veces. «En solo siete días, UM171 multiplica las células madre en una media de 30 veces, mientras que al mismo tiempo proporciona un efecto rejuvenecedor en las células al bloquear el proceso de envejecimiento», señala Guy Sauvageau.

En conclusión los investigadores destacan que los beneficios de UM171 no tienen comparación con ningún otro proceso: permite un injerto rápido y duradero, acelera la reconstitución del sistema inmunitario, desencadena con menos frecuencia fiebre y provoca muy pocas enfermedades relacionadas con el trasplante, sin mencionar que la tasa de mortalidad es extremadamente baja.

FUENTE ABC (Noviembre 2019)

ESTUDIO thelancet.com