Un paso más en el desarrollo de riñones con células madre

Para los pacientes con enfermedad renal en etapa terminal, un trasplante de riñón es la única esperanza para recuperar la calidad de vida. Sin embargo es complicado encontrar riñones de donantes además de los derivados riesgos del rechazo del trasplante. Por eso los científicos han estado trabajando en formas de cultivar órganos sanos fuera del cuerpo humano. Uno de estos métodos, llamado complementación con blastocistos, ya ha indicado resultados prometedores.
 

Investigadores del Instituto Nacional de Ciencias Fisiológicas de Japón, han desarrollado con éxito riñones de ratón funcionales dentro de ratas con solo unas pocas células madre de donantes. Un avance, publicado en “Nature” y que podría ser la base para generar órganos  a partir de nuestras células madre.i.

El método que el equipo japonés utilizó con las ratas se denomina complementación por blastocitos. Para ello se toman blastocitos (que son los grupos de células que se crean varios días después de la fertilización del óvulo) procedentes de animales a los que se les ha extraído un órgano específico en el laboratorio y se les inyecta células madre de un donante sano (en este caso el ratón). Después, las células madre se diferencian para formar todo el órgano faltante.

El nuevo órgano conserva las características del donante original y por lo tanto, potencialmente puede usarse en la terapia de trasplante. “Anteriormente, utilizamos la complementación con blastocistos para generar páncreas de ratas en ratones mutantes apancreáticos”, explica el autor principal del nuevo estudio Teppei Goto, “por lo tanto, decidimos investigar si podría usarse este método para generar riñones funcionales, que tendrían una aplicación mucho mayor en la medicina regenerativa debido a la alta demanda de donantes”. Los intentos iniciales de los investigadores de cultivar riñones de rata en ratones no tuvieron éxito, ya que las células madre de rata no se diferenciaron fácilmente en los dos tipos principales de células necesarias para la formación de riñón. Sin embargo, cuando se intentó el escenario inverso, las células madre de ratón se diferenciaron eficientemente dentro de los blastocistos de rata, formando las estructuras básicas de un riñón.
 
Después de ser implantados en ratas, los blastocistos complementados maduraron en fetos normales. Sorprendentemente, más de dos tercios de los neonatos de rata resultantes contenían un par de riñones derivados de las células madre del ratón y mostró que todos los riñones estaban estructuralmente intactos y que al menos la mitad podría producir orina. “Nuestros hallazgos confirman que la complementación de blastocistos interespecíficos es un método viable para la generación de riñones -afirma la autora del estudio Masumi Hirabayashi-. En el futuro, podría usarse este enfoque para generar órganos humanos derivados de células madre, lo que podría extender la vida útil y mejorar la calidad de vida de millones de personas en todo el mundo”.
 

FUENTE: www.20minutos.es (Febrero 2019)