Un compuesto basado en células madre puede ayudar a tratar la psoriasis

Un compuesto derivado de las células inmunes trata la psoriasis en ratones y promete ser efectivo también en otras enfermedades autoinmunes, según un nuevo estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington.

El compuesto suprime una vía inflamatoria que es hiperactiva en muchas enfermedades autoinmunes, lo que sugiere que puede ser eficaz contra la esclerosis múltiple (EM), la artritis reumatoide, el lupus y otras patologías autoinmunes, así como la psoriasis.

“Nos estamos aprovechando del poder antiinflamatorio del cuerpo y demostrando que puede ayudar en situaciones reales cuando el propio sistema inmune nos está perjudicando”, ha explicado el autor principal Maxim Artyomov, profesor asistente de Patología e Inmunología y cuyo trabajo se detalla en un artículo publicado en ‘Nature’.

La inflamación es el sistema de defensa del cuerpo contra la infección. El enrojecimiento y la hinchazón que se ven alrededor de un corte infectado representan la movilización de un poderoso arsenal de células y moléculas en respuesta a la lesión y la invasión de microbios.

Pero cuando la inflamación se dirige mal a los propios tejidos sanos del cuerpo, causa enfermedad autoinmune, por lo que los medicamentos antiinflamatorios son el medicamento de elección para muchas de estas enfermedades.

Artyomov y sus colegas habían demostrado previamente que las células inflamatorias que detectan la presencia de bacterias producen un compuesto llamado itaconato. Pero, en lugar de amplificar la inflamación, el itaconato la amortigua, descubrieron estos expertos.

Los investigadores descubrieron que el compuesto reduce los niveles de una proteína clave, conocida como IkappaBzeta, en la vía inflamatoria de la IL-17. Esta vía es crucial para combatir algunos tipos de infecciones bacterianas, pero también es la ruta principal del cuerpo para iniciar la enfermedad autoinmune.

Los científicos indujeron síntomas parecidos a los de la psoriasis en los oídos de los roedores mientras simultáneamente suministraban a los animales itaconato de dimetilo o placebo todos los días durante una semana. Al final de la semana, las orejas de los ratones que habían recibido el placebo estaban rojas e hinchadas, mientras que las orejas de los ratones que habían sido tratados con itaconato de dimetilo parecían normales.

“Desde que vinculamos por primera vez el itaconato con un ciclo de activación de células inflamatorias en 2016, nos ha sorprendido -dice Artyomov-. Todos pensaron que si se produce por células inflamatorias debería combatir las infecciones, pero no, es antiinflamatorio. Ahora sabemos que los compuestos de itaconato pueden ayudar con las enfermedades autoinmunes, específicamente en la psoriasis y potencialmente en la esclerosis múltiple. Esta pequeña molécula está cambiando para ser realmente poderosa”, concluye.

FOTO y FUENTE redaccionmedica.com

LINK AL ESTUDIO: www.nature.com/articles/s41586-018-0052-z