Células madre: una opción de tratamiento potencial para enfermedades renales

La prevalencia de enfermedades renales se está convirtiendo en un problema de salud cada vez más frecuente. Las células madre, consideradas como una herramienta prometedora para su aplicación terapéutica, han despertado un considerable interés y expectativas. Gracias a sus capacidades de autorrenovación y un gran potencial para la proliferación y diferenciación, la terapia celular abre nuevas vías en el desarrollo y la reparación estructural en enfermedades renales. La creciente evidencia sugiere que las células madre ejercen un efecto terapéutico principalmente al reemplazar los tejidos dañados y las vías paracrinas. Los beneficios de varios tipos de células madre en la enfermedad renal aguda y la enfermedad renal crónica se han demostrado en estudios preclínicos, y los resultados preliminares de los ensayos clínicos presentan su seguridad y tolerancia.

El tratamiento con inyección intravenosa de células mesenquimales ha inducido de manera eficiente la mejora del riñón reparado, tanto morfológica como funcionalmente. Las propiedades terapéuticas de las células mesenquimales, derivaron originalmente de su injerto en el riñón lesionado y la posterior transdiferenciación de las mesenquimales en células específicas de los riñones para repoblar el riñón. Varios estudios han demostrado que la inyección intravenosa de células mesenquimlaes se dirige al sitio del riñón reparado y se localiza en el contexto del revestimiento epitelial tubular y expresa los marcadores epiteliales.

Fuente stemcellres.biomedcentral.com

Los avances recientes en la terapia basada en células que utilizan diversas fuentes celulares han demostrado ser muy prometedoras para restaurar las funciones renales normales. Los organoides renales inducidos por las células madre proporcionan los modelos auténticos y prácticos para investigar el desarrollo y la enfermedad renal y progresar en la comprensión sobre la regeneración de tejidos, la utilidad de fármacos y el modelado de enfermedades.

FUENTE https://stemcellres.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13287-020-01751-2