fbpx

Las células mesenquimales han sido reconocidas como via terapéutica para la regeneración y el rejuvenecimiento de la piel. La piel puede dañarse por heridas, provocadas por cortes o roturas del tejido, y quemaduras. Además, el envejecimiento de la piel es un proceso que se produce de forma natural pero que puede empeorar con la contaminación ambiental, la exposición a la radiación ultravioleta, el consumo de alcohol, el tabaquismo y la desnutrición.

Estas células se conocen sus capacidades regenerativas que se pueden aplicar en pieles dañadas y envejecidas, ya que ayudan a aumentar la proliferación celular y la neovascularización y disminuyen la inflamación en las lesiones cutáneas.

En el rejuvenecimiento de la piel, las células madre mesenquimales conducen a la producción de colágeno y fibras elásticas, inhiben la activación de metaloproteinasas y promueven la protección contra la senescencia inducida por radiación ultravioleta.

En dermatología, las células mesenquimales han demostrado el potencial de regeneración de la piel en muchos casos notificados (heridas, quemaduras, labio leporino, dematitis, ezcemas, piel de mariposa)


VER TABLA APLICACION DE CÉLULAS MESENQUIMALES EN CICATRIZACIÓN DE HERIDAS

FUENTE (inglés) https://www.mdpi.com/1422-0067/22/5/2410/htm – Marzo 2021

×

Powered by WhatsApp Chat

×