Entrevista Cuando Pares a Pares, blog de referencia sobre maternidad múltiple

Hoy en el blog contamos con dos colaboradoras muy especiales que nos desvelan como es su vida, sus “truquillos”, anécdotas, experiencias… como mamás por partida múltiple (entre las dos suman 7 pequeños de diferentes edades), por ello crearon su blog Cuando Pares a Pares que os aconsejamos seguir porque seguro os sentís muy identificados y os ayudará antes situaciones similares… pero antes no os perdáis esta interesante entrevista que en Bio-Cord les hemos hecho.

– ¿Cómo y porqué nació vuestro blog, Cuando Pares a Pares?

La idea surgió de Elena, que ya era madre de dos niños (niño y niña) antes de los mellizos. Y, consciente de lo rápido que pasa todo y lo pronto que olvidas, se le ocurrió la idea de plasmarlo todo por escrito. Y ya de paso, a lo mejor nuestras experiencias le podían servir a quien las leyera. Servir de inspiración, de desahogo, de risas, o simplemente de entretenimiento…

– Suponemos que aunque os hizo enorme ilusión, también hay cierto miedo cuando te comunican que vas a ser mamá/papá por partida doble… ¿qué es lo primero que os vino a la cabeza?

elena-y-ana-originalANA: En mi caso no me hacía una idea de a qué me enfrentaba porque aún no tenía niños. Lejos de tener miedo o llevarme las manos a la cabeza, estaba contentísima. Había perdido tres embarazos anteriormente así que lo ansiaba mucho. Mi único miedo era que el embarazo no se lograra. A lo que venía después me fui enfrentando sobre la marcha jaja

ELENA: Yo tuve miedo de no ser capaz de enfrentarme al gran cambio de pasar de golpe de dos a cuatro niños. Queríamos un peque más pero nunca habíamos pensado en cuatro. La organización del trabajo, de la casa, el embarazo, los hermanos mayores, cambiar de coche…. se hizo todo un mundo… Ahora con todo ello superado, pienso que no hay nada que no se pueda afrontar.

– ¿Cómo organizáis vuestra vida como mamás de familia numerosas y con niños de distintas edades?

ELENA: Siempre digo que en casa sobrevivimos más que vivimos. Los horarios son de locura, hay que hacer encaje de bolillos para que todo cuadre. Cada uno tiene un ritmo y unas necesidades distintas y unos horarios distintos de cole y actividades… es caótico. Afortunadamente yo trabajo con jornada continua y reduje mi horario un octavo, para poder llegar a recoger a los peques, pero aun así, por las mañanas tenemos una persona que nos ayuda cuando nos vamos a trabajar a llevar a los peques al cole, y también un par de tardes dos horitas para que los mayores puedan hacer una extraescolar fuera del cole sin necesidad de tener a los peques metidos en el coche de acompañantes-taxistas mientras llevamos y traemos a los otros…

ANA: Cuando “sólo” tenía a los mellizos me daba mucha rabia cuando me decían “qué bien así los crías a la vez”. Como si vinieran en un 2×1 y dieran trabajo por uno solo. Para nosotros  los dos primeros años, siendo primerizos y con dos bebés de la misma edad, fueron durísimos.  Como dice Elena, sobrevivíamos y punto.

cuandoparesSin embargo, ahora que tenemos al peque de 2 años, con diferentes horarios y rutinas, creo que entiendo a lo que se referían con lo de que “se crían de una vez”. Los mayores (5 años) se dan mucha vidilla uno a otro, se apoyan, se inventan mil juegos, todo lo viven a la vez.  Ya pasamos lo peor (físicamente hablando) y ahora se agradece que sean dos.

Sigo pensando que no, ni de broma, se crían solos, pero sí que es cierto que en nuestra familia, logísticamente hablando (que no emocionalmente,  que conste) cuando va todo rodado y no hay ningún problema acechando, es como si tuviéramos dos hijos en vez de tres.

– La lactancia materna es la más indicada para el desarrollo de los niños, pero en caso de dos bebés lactantes ¿ha sido fácil la lactancia materna con gemelos?

ELENA: Lo viví con naturalidad. Con el mayor la lactancia materna fue la primera opción que me plantee y salió bien. Con la segunda igual, así que ¿por qué no iba a intentarlo con los mellis? Al final tuve que optar por la mixta porque no daba para todo… Pero sí es posible, animo a todo el mundo a que al menos lo intente.

Aunque si no se puede, no se puede y no hay que agobiarse y hacer un mundo de dar biberones. Lo importante es que los niños estén sanos.

ANA: Tenía deseo de dar el pecho a mis mellizos y lo intenté. Fue muy difícil para mí porque tuve muchas complicaciones en el parto (que acabó en cesárea de urgencia con hemorragia postparto incluida) y un puerperio horroroso. Finalmente desistí a las dos semanas.

Creo que, por encima de la lactancia materna, lo más apropiado para el desarrollo de los bebés son mamás felices, tranquilas y apoyadas en sus decisiones.

gemelosDiría a cualquier futura mamá de mellizos que quiera optar por la lactancia materna, que se informe mucho y busque un grupo de apoyo que le dé confianza y seguridad. Y que conciencie a su entorno de lo importante que es para ella conseguirlo. Para lograr una lactancia materna exitosa siempre se debería trabajar en equipo, pero cuando hay dos bebés, es imprescindible ese equipo, la mamá necesita muchísimo apoyo logístico y emocional.

Es perfectamente posible dar el pecho a dos bebés. Sin embargo, por mucho que te informes y que tengas apoyo a tu alrededor, hay circunstancias que no se pueden controlar y son ajenas a nuestra voluntad. Si finalmente no se logra, no merece ni un minuto de sufrimiento. Yo lamento todo el tiempo y energía que perdí fustigándome por no haberlo logrado con ellos. 

– Para las futuras familias que están esperando gemelos/mellizos ¿algún consejo esencial para afrontar este momento de sus vidas?

ANA: Que lean nuestro blog, por supuesto jajaja.

Tener más de un bebé en el mismo parto es algo fascinante, creo que todos los que vivimos esta experiencia nos sentimos muy afortunados y privilegiados por ello.

Es difícil también, mucho. Pero no me gusta asustar a nadie con lo duro que va a ser, porque el amor y la ilusión pueden con todo lo demás. Y además, nuestra capacidad para adaptarnos a la nueva situación es asombrosa. Así que cada vez que alguien me dice que espera mellizos, se me ilumina la cara y le recalco la suerte que tiene y lo especial que es.

Sin embargo, un tema sobre el que sí hablo en toda su crudeza (porque además afecta a todas las madres, independientemente del número de hijos gestados) es el postparto. Creo que hay una idealización general (en los medios de comunicación, en las redes sociales…) de esta etapa que hace mucho daño porque nos crea unas expectativas que distan muchísimo de la realidad. Nadie habla de lo malo, de lo difícil que puede llegar a ser. Y cuando te toca un puerperio difícil (y no hablo de depresión postparto, sino de lo que nos sucede con más o menos intensidad a la mayoría de las madres, que es el babyblues) el choque emocional es doble: no sólo tienes que afrontar esos momentos difíciles, sino que encima te sientes un bicho raro porque nadie te lo había contado y crees que eres la única a la que le pasa.

Hemos escrito (y seguiremos haciéndolo) mucho sobre el postparto. Yo lo pinto muy feo, prefiero crear expectativas muy bajas en quien me lea, para que luego la realidad solo las pueda superar y ser mejor.

ELENA:  Nada que añadir. Estoy completamente de acuerdo con lo que dice Ana

– ¿Con que anécdota o momento especial os quedáis a pesar de situaciones estresantes que a veces os tocará vivir?

ELENA: Creo que tengo para rellenar un libro….pero de momentos, todos. Me sorprende la capacidad de asombro que despiertan en mí cada uno de mis peques. Cada uno es tan distinto y tan especial que al final del día, a pesar de los agobios y del estrés, cada minuto con ellos es muy enriquecedor. Te hacen ser más humano, más compasivo, te sacan de tu burbuja y de tus agobios, de tus problemas… te hacen desarrollar la resiliencia, y dan un chute de alegría inconmensurable

ANA:  A diario vivo tantas situaciones estresantes (y a la vez graciosas) que no sabría con cuál quedarme la verdad.  Muchas veces me veo sola con los tres, cada uno con un drama reclamándome entre gritos y sollozos. En esos momentos se me empieza a hacer un nudo en el estómago porque quiero atenderlos a todos y sufro con su sufrimiento…  mi cabeza empieza a llenarse de presión, como si fuera una olla express.  Y justo en ese momento en que está a punto de pitar, recuerdo que para poder bajar la presión y abrir una olla rápida, hay que quitarla del fuego y ponerla bajo el chorro de agua fría. Así que me abstraigo, como si estuviera observando la escena desde fuera… y entonces termino riéndome yo sola de la situación. Lo que daría por grabarnos en todas esas ocasiones, y vernos en el futuro.

Os cuento una anécdota que viví recientemente, aunque es muy poco correcta políticamente. Estábamos en el parque con amiguitos del cole. Y en medio del juego, un amiguito le dio una patada en el estómago a uno de mis mellizos. Su hermano mellizo no se lo pensó y vino desde lejos corriendo como un mihura y se puso a darle collejas y empujones al “agresor”. No me gusta la violencia, me paso el día diciendo que no se pega… pero debo reconocer que sentir que se defienden uno a otro, me deja un poso de alivio. (Era una trifulca sin importancia y al rato cuando se les pasó el enfado hicieron las paces, se abrazaron y siguieron jugando como si nada. Siguen siendo todos amiguitos. Make love not war)

Desde Bio-Cord damos las gracias a Ana y Elena por dedicarnos un ratito de su tiempo, que sabemos lo tienen más que ocupado, para contar sus experiencias y compartirlas con los lectores de nuestro blog, sin duda sus opiniones y vivencias ayudarán a más de una familia.

Para seguir más sobre sus consejos y aventuras del día a día os recomendamos seguir su web cuandoparesapares.com o sus redes sociales: Facebook o Instagram

Y recordad que si vais a tener gemelos ó mellizos en Bio-Cord ofrecemos un descuento especial para conservar las células del cordón umbilical de vuestros bebés, consulta a nuestro equipo en info@bio-cord.com o en 91 179 40 62